Cuando tus piernas están frente a él


Es increíble y no hay nadie como él… es lo que dices desde aquel día que lo llegaste a conocer, y hoy en día simplemente lo sigues hasta gritando, un día te lo presentaron y quizá fue hasta por mera casualidad o mejor aún; -por necesidad- y así poco a poco lo empezaste a conocer, llegó a tu vida en el tiempo justo cuando tenía que suceder, y aunque has visto sus defectos y sobre todo su malicia, te sigue atrayendo su infinita alegría.

Los días, las semanas, los meses o incluso los años han ido pasando contigo a su lado, y cada vez… estás más cerquita de él, es como si el maldito te haya tendido una hermosa red, una que te atrapó sin que pudieras poner la misma mínima objeción.

Para ti fue amor a primera vista, pero cuando se lo presentaste a tus amistades y a tu familia, hicieron los más duros cuestionamientos y señalamientos; que dónde lo conociste, que era absurdo enamorarte así a tu edad y sobre todo; -¿Qué ibas a ganar?- y que muy probablemente –el día de mañana lo ibas a dejar- Pero todo aquello poco o nada te importó y los fuiste ignorando, hasta el punto en que hoy en día poco a poco a él lo han venido aceptando.

A diario quisieras estar con él, pero por tu familia, por tu trabajo o quizá por tu cansancio, sueles no verlo una o quizá dos veces por semana, aun así sabes que él estará ahí, porque basta con mirar a tu alrededor, dentro de todos tus espacios o del mismísimo armario, muchas cosas inherentes a él te lo recordarán en esos días de tu ausencia y casi es como si te dijeran:

-Mi amor recuerda que estoy esperando a que vuelvas-

Y cuando se vuelven a encontrar en tu rostro se pinta una tremenda sonrisa, una como cuando eras un o una chaval esperando abrir tus regalos de navidad. Ver tus piernas frente a él es lo que más le encanta de ti, cuando te lo dice, que por cierto es bastante seguido, irremediablemente lo vuelves a buscar, pero claro cuando lo vuelves a encontrar él es duro contigo, un necio, no es ningún pan de Dios, no te habla con mentiras ni mucho menos te crea fantasías, porque para estar con él te lo ha dejado muy en claro:

-Necesitas ser la mejor versión que puedes llegar a ser-

En ocasiones piensas que tiene una doble personalidad porque un día te habla con absoluto amor y otras te bofetea dejándote el peor dolor. Es muy celoso y cuando pasa mucho tiempo sin que estés con él aún a la distancia tiene ese poder para envolverte en una profunda angustia, y es cuando vuelves a él y así lo has hecho una y otra vez.

Sin reserva te ha abierto su mundo, te ha presentado a decenas o cientos de sus amigos, todos te reafirman su dureza, pero sabes que en el fondo es el más generoso, porque te regala detalles que sueles colgar al ladito de tu corazón, y sabes que estando ahí, aun que pase el tiempo, al recordarlos… te llenan de emoción.

A veces cruelmente te amenaza diciéndote que algún día te abandonará, pero lo hace para que no caigas en la mediocridad, porque es tan fácil caer, y quizá por eso lo tuviste que conocer, porque sólo él te ha cuestionado al punto que entre los dos han gritado a todo pulmón y muchas de las veces frente a un monitor; –Sí ¿Por qué no?- Y es cuando juntos, como un equipo, se aventuran en un nuevo camino, uno que quizá nunca antes hubieras conocido.

tus piernas frente a mi

Han hecho tantas cosas locas, que entre las miles de ellas la más sublime y hermosa es precisamente cuando tus piernas están frente a él.

Sí… frente al Running, y una vez más lo imaginaste tan bien, ese Running que te ha llevado a vivir y sentir todo lo anterior, porque cuando tus piernas están frente a él… es cuando te conviertes en tu propio súper héroe o la más poderosa guerrera, porque ese momento en que tus piernas están frente a él… es cuando logras vencer tus miedos, es cuando recuerdas lo valioso que es el tiempo y lo complicado de cada entrenamiento, cuando tus piernas están frente a él… sabes que algo mágico pasará ya sea en compañía de uno, dos o miles más y hasta en la total soledad y porque cuando tus piernas están frente a él… dime si no se despierta en tu corazón este profundo sentimiento…

-Que hasta el último día de mi vida, Dios me permita seguir corriendo-

Compartámosle este sentimiento a todas y todos esos locos que como tú, transforman su mundo cuando sus piernas están frente al Running, pero sobre todo hagámosle saber a todos los que aún no están frente a él, el por qué es tan lindo correr.

Por leerme… mil kilómetros de gracias

Firma Korridori

Recuerda suscribirte para que recibas nuevas historias vía e-mail.


¿Tienes una buena historia? Comparte y la publicamos:

korridori.merino@outlook.com




Derechos reservados de autor bajo la marca Korridori Merino.

Comenta vía tu cuenta Facebook

Comenta vía tu e-mail