Ganarle a uno solo, a mí mismo – RnR SD (Eduardo Bojórquez)


Este es un espacio para que korridores de todos los países de habla hispana nos compartan su manera de sentir o vivir esta locura llamada correr.

Porque por más lejos que nos encontremos, corriendo nos conectamos. 


Hola, mi nombre es Eduardo Bojórquez de Mexicali en México, orgulloso de representar a mi empresa Gulfstream México en este evento internacional, Marathon Rock and Roll San Diego California, feliz pero triste, esas son las palabras que me describen. Perdón por el egoísmo, pero es lo que siento.

1885 kms. Recorridos desde que regresé a entrenar en forma, hace casi 2 años, después de 12 años de inactividad casi total. Esos entrenamientos después del trabajo, la mayoría de noche, con frio, algunos bajo la lluvia, la mayoría de mis recorridos a solas, pero algunas veces y muy importante con el apoyo incondicional de grandes amigos corredores, a los que nos une un mismo sentimiento:

El ser mejores personas al realizar lo que más nos apasiona. Lo mejor del Maratón de San Diego el calor del apoyo de la gente.

11230038_895625390480651_60963460436420864_o

Y justo ahí, mi cabeza era un torbellino, un cúmulo de sentimientos y emociones encontradas, no pude dormir bien un día antes, me sentía como novato a pesar de mis 35 años de corredor.   Con un recorrido nuevo (esa misma carrera la hice en el 2000) con muchísimas subidas y bajadas, además de un clima nublado, pero con bastante calor, lo hizo aún más difícil.

El apoyo de la familia, lo principal antes de la carrera, el ver caras conocidas  es una buena manera de motivarte. Claro que se debe de agradecer a todos y  cada uno de las personas que me ayudaron a lograrlo. Ese sentimiento de apoyo no tiene igual. Es indescriptible.

El inicio de la carrera con muchos nervios y con la incertidumbre de  terminarlo. Pasar por dentro del “PetCo Park” estadio de béisbol profesional   es otra historia, increíblemente hermoso y moderno lugar.

La carrera de más de 4 horas es un descubrimiento de personas increíbles, corredores descalzos, corredores mamá e hijo, corredores invidentes, la corredora de 92 años, personas de todas las nacionalidades, dos corredores vestidos de bombero con todo el equipamiento, uno de ellos corriendo por un logro personal, recabar fondos para su hijo de 11 años con leucemia.

El ver corredores acalambrados, corredores desfalleciendo, siendo atendidos  durante la carrera. Esto hace valorar cada kilómetro entrenado. La música increíble, con grupos musicales durante todo el recorrido, con grupos de animación diciéndote “Tú puedes, tú lo lograrás”.

13472151_1101012919941896_2063364093_n

El pasar por túneles obscuros con la música a todo volumen, y las luces intermitentes te suben el nivel de adrenalina al máximo.

El llegar al área de “Old San Diego” el escuchar música de Mariachi y gritar “Viva México” y ser vitoreado es indescriptible.

Llegar a la mitad del recorrido, corriendo a la orilla del mar, te produce una paz interior muy gratificante aun con todos tus signos de cansancio. Esto me  hace recordar a mis compañeros de trabajo que siempre me preguntan ¿qué  haces cuando estas agotado? “Salir a correr” es siempre la respuesta.

El recorrido continúa, miramos personas que apenas iban donde nosotros pasamos dos horas antes, pero igual apoyándonos entre nosotros y siendo solidarios. Claro; se les vitorea con todo el  ímpetu  que  nos  permite  nuestro  cansancio acumulado, para que continúen y lo logren. Se conocen personas a las cuales solamente nos une un sentimiento, el lograr de terminar el maratón.

Los últimos diez kilómetros con subidas, bajadas y recorridos muy pero muy difíciles, pero seguimos con toda la actitud hacia nuestra meta personal. De pronto unas caras conocidas, mi familia tomando fotos y video, haciéndome sentirme apoyado y querido por muchas personas.

De pronto; una cara amigable, era la de un coreano de nombre Kim Bing, allí como pudimos nos dimos a entender, yo no hablo coreano y él no habla español, así que en inglés nos comunicamos, teníamos un lenguaje universal, La Pasión por Correr. Allí nos fuimos apoyando mutuamente, recibiendo el apoyo de los entrenadores de carrera de todo el recorrido, nos decían “se ven enteros y con fuerza” y si lo notamos porque nosotros trotábamos donde todos los demás caminaban, nos pedían que continuáramos así que lo lograríamos.

De pronto salir de la autopista y entrar a la ciudad, con miles de personas apoyando con toda la energía que a mí en lo personal me faltaba, sentir desfallecer y apoyarte emocionalmente en un desconocido que lo mismo que yo deseaba que todo terminara, sentir la adrenalina de que muy pronto se lograría el objetivo perseguido.

Un  sueño largamente soñado, que Gracias a Dios se estaba realizando.

Mirar la meta a la distancia y sentir que no se puede mover un solo músculo más, que cada paso y cada movimiento lo haces no con tu físico sino con tu alma y corazón.

Sentir que el esfuerzo valió la pena.

13479367_1101012423275279_1626817514_n

Las ovaciones al tope, los gritos y aplausos que se reciben en esos momentos, producen sentimientos que son difíciles de explicar.

Levantar la cara y mirar a unos cuantos metros el objetivo deseado, apurar el paso con toda la energía que nos queda, dejar hasta la última gota de sudor y sentir esa tremenda alegría de haberlo podido completar.

-Maratonista soy-

No corro para ganar carreras, ni para conseguir medallas, ni para demostrarle nada a nadie.

Corro para encontrar la paz interior, corro porque me hace feliz, corro para superarme a mí mismo, corro para sentirme libre, corro para sentirme  vivo.

Gracias por leerme su amigo Eduardo Runner Bojórquez.

World Run 2

Contáctame a través de Facebook: Eduardo Runner Bojorquez.

-Suscríbete para que recibas vía e-mail nuevas historias de korridores de habla hispana-


Motiva a otros más a través de tu historia, no necesitas ser un gran escritor(a) sólo sentir este deporte con absoluta pasión.

Envíala a: korridori.merino@outlook.com

(Máximo 900 palabras y 3 a 4 fotografías de buena calidad)

KM

Comenta vía tu cuenta Facebook

Comenta vía tu e-mail